ENTREVISTA: Sober

Sober:

Tenemos suerte de tener fans muy fieles que siguen comprando nuestros discos


Por Sergio Santos

Sober EntrevistaSober vienen de actuar este verano en Madrid, venciendo mil dificultades para convocar a 1.800 personas, en un esperanzador sold out. Su nuevo disco, "Elegia", prueba que hay pocos grupos tan solventes como ellos a la hora de sacar chispas al enérgico roce entre rock y metal.


18 Julio, 2021 | Sergio Santos

Pues menudo bolazo os marcasteis el otro día en Madrid, Carlos.

[Carlos Escobedo, cantante de Sober] Y que lo digas, terminamos muy contentos, crítica, público y organización todos felices, y nosotros más. Y había peña, ¿eh? Al final fuisteis 1.800 asistentes... Poca broma. Y teniendo en cuenta la época, y el precio, y las dificultades... No podemos quejarnos.

Es cierto que alguna gente de nuestra órbita se queja de que los conciertos ahora son sensiblemente más caros que antes de la pandemia.

Claro, pero es que los gastos de producción no son ni parecidos, y aparte con los aforos reducidos no puedes meter a tantas personas como antes en los mismos recintos. Los costes son distintos. Ya no por nosotros y nuestra crew, es que el otro día había cincuenta y pico o sesenta camareros, toda la peña de seguridad, las pantallas de vídeo con sus operadores, los cámaras, etc. Solo abrir las puertas del concierto en Madrid en el recinto del Parque Tierno Galván costó 40.000 euros, y eso no lo puedes rentabilizar con entradas a 15 ni a 20 euros. Por eso el agradecimiento para los que vinieron es aún mayor de lo habitual.

A la música, a la cultura, nos ha tocado de cerca esta crisis porque las autoridades no nos han protegido

Sí, pero a ver, pongamos las cosas en perspectiva. Que las entradas eran 35 euros, tampoco es ninguna locura.

Sí, bueno, esa es otra. Que luego vamos a ver a un guiri y pagamos 3 veces más y ni nos enteramos, y encima te hacen un peor bolo del que hicimos nosotros, tocan una hora... [risas]

Además tú lo hiciste en la presentación tras los primeros temas: "fuimos los últimos en irnos, por eso volver es tan especial"...

Sí, es que nuestro último bolo en Las Ventas fue el 7 de marzo de 2020, y tres o cuatro días después nos cerraron a todos por la pandemia. Fuimos los últimos en dar un concierto "normal" antes de que se fuera todo a la mierda. En el rock al menos fuimos los últimos, porque creo que el 9 fue La Pantoja, pero eso ya es otra historia [risas] ... Entonces claro, ha sido un año duro a nivel personal y también profesional. A la música, a la cultura, nos ha tocado de cerca y nos ha pegado fuerte porque las autoridades no nos han protegido. Es un sector muy vulnerable.

Nosotros particularmente hemos tenido "suerte" entre comillas porque en nuestro planning ya estaba la idea de parar después del concierto de Las Ventas y meternos poco a poco a componer y grabar el álbum que acaba de salir... Pero es cierto que la intención era sacarlo en navidades de 2020 y lo hemos tenido que retrasar casi 6 meses. Pero mira, también nos ha dado más tiempo a hacer una edición física muy cuidada, hemos tenido tiempo de enriquecer un poco el disco (por ejemplo la canción con La Bien Querida), hemos podido trabajar más en las ilustraciones del disco, que las ha hecho mi hija, y tal. Al final se trata de ver lo positivo de todas las situaciones, vengan como vengan.

Y qué tal habéis llevado el cambio, de tocar con una orquesta a volver a ser vosotros 4? Entiendo que la orquesta te "rellena" mucho...

Joder que si rellena! Fíjate, nosotros habíamos "reducido" mucho nuestro sonido, sobre todo las guitarras y parte del sonido de batería las habíamos tenido que adelgazar, porque gran parte de esas frecuencias ya estaban ocupadas por la orquesta y había que reducir para que sonase todo bien.

Te soy sincero, estábamos tocando con la orquesta sinfónica y a veces se me saltaban las lágrimas de la emoción, de lo bonito que sonaba. Pero volver a enchufar los amplis y la batería a sus volúmenes habituales y que suene todo empastado y cuadradito siendo nosotros cuatro... Ese es el sonido Sôber, y estamos contentos de haber vuelto a eso.

Los arreglos y la producción del disco están influenciados por un año tan sombrío

Volviendo a lo que comentabas del packaging y de la edición física tan cuidada... ¿Cómo es eso de seguir apostando por el formato físico en la era del streaming y de todo digital?

Por la parte que nos toca, siempre hemos creído en el formato porque venimos del formato, es lo que hemos mamado. Y nuestro público más cercano creo que también. Somos gente que hemos crecido con los vinilos de los 80, los CDs de los 90. Creemos en eso, y parece que nuestros fans también. Tenemos suerte de tener una base de fans muy fiel que sigue comprando nuestros álbumes, y apostar por un formato físico muy guapo y con mucho cariño era lo mínimo para agradecérselo. Porque para un aficionado a la música no hay nada como abrir un álbum, el feeling, el olor, las letras... Lo digital nunca alcanzará eso.

Hace unos días les comentabas a los compis de Mariskal Rock que ELEGIA es como una dedicatoria, un mensaje a Alberto Madrid y Big Simón.

Es todo un homenaje, con todas las letras.

Sin duda. Y cómo es que lo hacéis ahora, después de 15, 16 años?

Pues mira, es una espinita que teníamos clavada. Y realmente es que cuadraba. Cuando haces un disco en el que retornas a los sonidos un poco más oscuras, más barrocas, esas cadencias de los tiempos que recuerdan a Synthesis y nuestros discos antiguos, es cuando te das cuenta de la reminiscencia y el legado que dejaron, y lo presentes que siguen estando esas personas con nosotros. Es que venimos de allí y seguimos aquí, y gracias a que aprendimos mucho de esas personas hemos llegado a donde estamos y somos lo que somos. Todo cuadraba para que este disco fuese nuestro homenaje a ellos.

Solo abrir las puertas del concierto en Madrid en el recinto del Parque Tierno Galván costó 40.000 euros, y eso no lo puedes rentabilizar con entradas a 15 ni a 20 euros

Y en ese homenaje ha influido este año de mazazo emocional grupal que hemos sufrido?

Sí, sí, este año de... de... de mierda que hemos pasado todos nos ha puesto en contacto con zonas de nosotros que estaban un poco tapadas. Un shock como el de 2020 te conecta contigo mismo, reflexionas, es algo casi metafísico. He leído a gente como Emilio Duró, Mario Alonso Puig, gente que hace unas reflexiones cojonudas sobre nuestro estilo de vida, quiénes somos y a dónde vamos, y te das cuenta de que estamos de paso, y enfocas las cosas de manera diferente. Y por supuesto, los arreglos y la producción del disco también están influenciadas por un año tan sombrío. Muy emotivo, paisajes cinematográficos en muchas canciones... Todo está influido por este año pasado, claro.

Y de cara a los conciertos de este verano y de la gira de salas de principios del año que viene, ¿cómo planteáis la selección de temas para el repertorio? Ya son 25 años de carrera y una pila de álbumes. Qué duro tiene que ser decir "esta sí, esta no"...

[risas] Sí, es muy jodido, no te lo niego. Son muchos discos y muchísimas canciones, tenemos ciento y muchas... Al final la criba es muy difícil. Dices, venga, que haya algo representativo de cada disco, y claro, los singles, pero joe es que esta no fue single pero mola mucho, y esta le encanta al público, y esta nos flipa a nosotros...

Nos hemos incluso planteado hacer un medley con trocitos de algunos temas, jajaja. Lo importante es ver cómo encajan los temas nuevos con los antiguos para evitar repetir clichés y que la dinámica del concierto se mantenga. Y dar cabida a temas como Estrella Polar o Eclipse, que bajan las revoluciones... Es un equilibrio complicado. Para la gira de salas estiraremos el setlist para poder dar cabida a todo eso que te digo... Al final veo que nos hacemos un bolo de tres horas y media, a lo Bruce Springsteen [risas]

Lo importante es ver cómo encajan los temas nuevos con los antiguos para evitar repetir clichés

Y qué tal es para vosotros, un grupo de rock duro o metal, la sensación de tener delante a tu público de siempre, tus amigos, tal, pero tenerles sentados, encasillados en un asiento sin poder expandir, saltar?

Pues nos sorprendió bastante el bolo de Madrid, pensábamos que iba a ser más frío pero la verdad es que estuvo guay. También tuvimos la suerte de que fue el 26 de junio, el primer día sin mascarillas al aire libre, y había como un ambiente generalizado de júbilo y tal. Enetre el público casi todos empezasteis contenidos pero en seguida la gente empezó a liberarse un poco, veíamos mascarillas abajo y la gente cantando los temas. Eso te da un feeling cojonudo.

Supongo que los compis que llevaban ya meses tocando no han tenido esa suerte y ha tenido que ser duro. Al fin y al cabo estás viendo a una banda de rock tocando canciones que han tocado tu vida, son banda sonora para la gente, y es jodido contenerse... Pero es un bien común, y hay que ir poco a poco. Si no hubiera medidas no habría conciertos. Mejor tener bolos con restricciones a no tener nada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS CON Sober

crónicas

Sober arrasan entre fans locos porque late de nuevo el corazón rock

Sober

Sober son uno de los grades grupos de nuestro rock cercano al hard rock y al metal y su regreso...

26 Junio, 2021

crónicas

Sober, si tardan otros 10 años... no les echaré de menos

Sober, crónica conciertoSober, tras una larga ausencia, vuelve. Una de las bandas punteras de nuestra escena metal regresó en 2010 tras 10 años de ausencia. La formación madrileña liderada por Carlos Escobedo...

23 Marzo, 2012

laganzua.net

© copyright 2001-2021

gestión y desarrollo: Amplitude

 

Noticias

Agenda de Conciertos

Festivales de Música

Crónicas de Conciertos

 

Críticas de Discos

Entrevistas

Blog

Reportajes

Foro

 

publicidad y promoción

contacto

mapa web

créditos

protección de datos

 

La Ganzua en Facebook
La Ganzua en Twitter
La Ganzua en Instagram

La Ganzua en Youtube

Volver Arriba

Volver Arriba

laganzua.net © copyright 2001-2021

gestión y desarrollo Amplitude

contacto

publicidad

creditos

mapa web

protección de datos