CRÓNICA: Reincidentes + Boikot - Vilareal, Castellón

Reincidentes y Boikot, lágrimas de rabia en tiempos de ira


Por: María Molina P. Fotos: Santiago Gómez P.

Reincidentes, crónica concierto en Vila-real, Castellón

11 Octubre, 2013 | María Molina P. Fotos: Santiago Gómez P.

11 Octubre de 2013 en sala Gossip, Vilareal, Castellón

  • · Grupos: Reincidentes + Boikot.
  • · Público: Unas 600 personas [tres cuartos del aforo].
  • · Precio: 15 euros anticipada.
  • · Promotora: Attraction Management.

 

Como quien acude a una cita y espera no llegar tarde, el mínimo retraso de Reincidentes en salir al escenario sirvió para que no me perdiera el inicio de su concierto en la sala Gossip de Vila-real. Quince minutos bastaron para que el escaso público que esperaba a que abrieran las instalaciones se convirtiera en una multitud comparable a cinco veces la plantilla del submarino amarillo... el futbolero, no el de The Beatles en una noche a medias con Boikot. Jugando a las palabras con los discos de una y otra banda: rock con lágrimas de rabia en tiempos de ira.

 

Reincidentes, grupo de Sevilla entregado al rock combativo, iniciaron el directo con "Huracán", en cuya letra podía escucharse la declaración de intenciones de lo que querían hacer esa noche: arrasar con su punk como consiguen hacerlo desde finales de los años ochenta.
Fernando Madina, líder de la banda desde sus inicios, siguió con "Dime" y cogió fuerza cuando cantó el trozo de "Pasa el tiempo y sigo igual". Y en parte lleva razón porque Reincidentes sigue teniendo mucha garra aunque físicamente hayan cambiado y las canas pueblen sus cabezas sin descansar en esta gira donde presentan el disco Tiempos de Ira, junto a sus clásicos de trabajos previos.

Aprovechando que a escasas horas entraría el Día de la Hispanidad, y que muchos interpretarían este día como una oda a dictadores feculentos, el grupo continuó calentando al personal con "Nazis nunca más". La famosa base de "La cucaracha" emanaba de las dos guitarras, el bajo y la batería marcando el ritmo. ¿La canción? "La cucaracha blanca", otra de las obras críticas de los sevillanos. Fernando abandonó las cuatro cuerdas para alzar las manos y pedir al público que hiciera lo mismo. El minutillo de dedos basculantes en el aire que los asistentes le concedieron, enganchó a Madina que volvió a pedir palmas en "¡Sáhara adelante!".

Uno de sus himnos sirvió de banda sonora mientras discutía con el camarero porque no vendían vino, pero sí kalimotxo. El inicio de la canción se asemeja al diálogo de mi reencuentro con los colegas tras ese encontronazo: "-Hey tú, ¿qué tal? -Yo mal"
La máquina de humo ambientó la sala cuando llegó "Vota a nadie" y "Ya está bien".

Tras diez canciones sin parar, el cantante de los hispalenses se dirigió al público: "¡A ver cómo le cantáis al submarino amarillo!", dijo.
Y cuatro gritos después sonó "Rip Rap" y las primeras birras empezaron a volar por el aire.

La anti taurina "Rojo Sangre" hizo de preámbulo a la primera canción donde uno de los guitarristas se convirte en cantante: "Corre".
En "La historia se repite" me percaté de dos cosas: una, la edad media del público en la sala ronda los 40 años haciendo la media entre veinteañeros y quienes superan el medio siglo; otra, el doble pedal es fundamental en todo tema punk.
Una versión de los argentinos Attaque 77 y dos canciones más hicieron que Fernando cediera de nuevo el micrófono, ahora al otro guitarrista para entonar un single flamenco.
Fernando avisó de que iban a presentar una nueva canción del doble disco con DVD [a la venta desde noviembre de 2013] con motivo de sus 27 años activos. Y de la tranquilidad anterior, el grupo en general pasó a la tensión. Está claro, se nota cuándo hace años que tocan un tema y cuándo tienen verde otro.

"Jartos D'Aguantar" revolucionó al público que botaba y aplaudía incansable, subidón general que anticipó su marcha para volver al minuto y mantener la adrenalina con "¡Ay, Dolores!"
La voz desnuda sin ningún acompañamiento instrumental de Fernando recitó "En la plaza de mi pueblo", uno de los temas más conocidos del cancionero popular del bando republicano.

Después de dedicar la canción a todos los que se cuestionan la situación actual, empezaron una retahíla de canciones reivindicativas como "Andalucía entera" o "Respon-me" (de Lluis Llach) para cerrar el set list con su gran hit: "Vicio".

Para evitar posibles fugas en busca de bebidas más baratas, la organización impidió la entrada de los asistentes una vez salieran del local. Así que en un espacio que no hacía ni un tercio de la sala nos reunimos más de la mitad del público para tomar el aire o llenar los pulmones de humo.

 

Boikot, crónica concierto en Vila Real, Castellón

Foto: Boikot, de Madrid a.... Euskadi!!

 

BOIKOT: "Ahí va la Hostia"

A las doce y cuarto Boikot tomó Gossip con un saludo cercano: "Buenas noches, familia".
"Naita ta" estrenó la noche con la base de la conocida canción judía "Hava Naguila". Los incombustibles madrileños giran con un nuevo disco llamado Lágrimas de Rabia, continuaron con "De espaldas al mundo", "Inés" y una mini versión de "Vicio". Tras algunas reuniones de las cuerdas en mitad del escenario, la banda de punk regaló "Comandante Che Guevara", "Lágrimas de rabia", "Bubamara" y "Sexo, drogas y rock’n roll". Entre sus canciones de base balcánica y ritmo acelerado, Juankar deseó a los presentes "Muchas buenas y buenas gracias" y apretó las cuerdas de su bajo.

Un espontáneo volvió a subir al escenario (ya lo había hecho con Reincidentes) mientras "Vamos a contar mentiras" motivaba a un público cada vez más etílico. El playback de la trompeta sonó desde los altavoces, al igual que sonaron voces femeninas pregrabadas.

Juankar gritó un "¿Lo estáis pasando bien?" para retomar el concierto con la hardcore "Stop censura", "Bajo el suelo", "Gasolina" y "Juntos tú y yo".
Durante todo el concierto, el guitarrista "Kosta" demostró su virtuosismo a las seis cuerdas. La archiconocida "Korsakov" dejó afónicos y amoratados a los que se empujaban en las primeras filas, que no quisieron descansar cuando sonó "Tierra quemada" o "Un grito en alto" que Juankar cantó con el líder de Reincidentes.

A pesar de no ser vascos, las intervenciones de Boikot entre canción y canción se plagaron de "Ahí va la hostia" y demás frases más propias de Euskadi que del centro de España.

Boikot aprovechó para continuar moviendo las canciones del disco Lágrimas de rabia, que habían sacado a la venta un año antes, y cerrar con "Ska-lashnikov" para dejar un buen sabor de boca a los punkarras que se reunieron en Vila-real.

Y en la típica tertulia post concierto en la que se comenta la jugada tras el directo, se debatió quién había estado mejor: si Reincidentes o Boikot. Aunque una mayoría coincidió en que los de Madrid habían superado a los sevillanos, una de la voces discordantes espetó: "Por supuesto, voto por Reincidentes, llevo 16 años esperando a verles en directo". Más vale tarde que nunca.

laganzua.net

© copyright 2001-2021

gestión y desarrollo: Amplitude

 

Noticias

Agenda de Conciertos

Festivales de Música

Crónicas de Conciertos

 

Críticas de Discos

Entrevistas

Blog

Reportajes

Foro

 

publicidad y promoción

contacto

mapa web

créditos

protección de datos

 

La Ganzua en Facebook
La Ganzua en Twitter
La Ganzua en Instagram

La Ganzua en Youtube

Volver Arriba

Volver Arriba

laganzua.net © copyright 2001-2021

gestión y desarrollo Amplitude

contacto

publicidad

creditos

mapa web

protección de datos