CRÓNICA: Jardín de las Delicias 2022 - Madrid, Septiembre 2022

Rozalén destaca, Izal cumple y Dani Fernández emerge en el Jardín de las Delicias 2022


Por: Sergio Santos / @u2santos

El Jardín de las Delicias ha ofrecido en Madrid dos días de conciertos encabezados por Leiva, Taburete y Sidonie (el viernes 23 de septiembre) y por Izal, Rozalén y Miss Caffeina (el sábado 24). Multitudinaria cita donde Rozalén ha detacado, Izal han cumplido y Dani Fernández ha emergido.

Jardín de las Delicias 2022, crónica de concierto

24 Septiembre, 2022 | Sergio Santos / @u2santos

24 Septiembre de 2022 en Recinto Cantarranas de la Universidad Complutense de Madrid, Madrid

  • Grupos: viernes 23 de septiembre: LEIVA, TABURETE, SIDONIE, MARLON, 84, POL 3.14, MARÍA YFEU, YAREA, SERGIO ROJAS, LOS FLAMINGOS, MORENO, KISKO ESPINOSA y las sesiones de DJ de: BARCE, MICKEY PAVÓN, ARDIYA y GILCA; Sábado 24 de septiembre: IZAL, ROZALÉN, MISS CAFFEINA, NIL MOLINER, DANI FERNÁNDEZ, ÁLVARO DE LUNA, VEINTIUNO, MAREN, PAUL ALONE, AINOA BUITRAGO, PAULA BECKER, ALEXX WALL, ERRE y las sesiones de DJ de: ADRÍAN LOZANO, JUAN VALIENTE e IVÁN MG.
  • Lugar: Recinto Cantarranas de la Universidad Complutense de Madrid.
  • Precio: Entradas desde 65 euros.
  • Público: Unas 20.600 personas en la primera jornada, según fuentes de la organización.

El acceso al recinto del Jardín de las Delicias 2022 ha sido cómodo y rápido, aunque la zona dedicada para la acreditación de prensa no fuera muy fácil de encontrar para algunos compañeros de otros medios. A nuestra llegada al recinto nos recibió Dani Fernández con su pop de clarísima influencia indie rock. El alcazareño se rodea de una banda solvente y de sonido más que correcto, por momentos bordeando el pop soleado y desenfadado de Carlos Sadness y por momentos coqueteando con el rock directo de Pereza o El Canto del Loco.

El show de Dani Fernández en el Jardín fue especial porque justo ese día había accedido al número 1 de Los 40 Principales con su single "Dile a los demás", lógicamente la canción más coreada del concierto... Aunque no la más especial: ese puesto se reservó para Supersubmarina, la canción epónima de la banda jienense que Dani ha incluido en su álbum más reciente ("Entre las dudas y el azar", 2022) y con la que arrancó alguna lagrimita entre el público. Servidor, culpable.


Una de las pegas de este formato de festival celebrado en el Recinto Cantarranas de la Universidad Complutense de Madrid es que, al disponer solo de un escenario principal (el secundario, en una esquina apartada, estaba copado por DJs pinchando mezclas de hits modernos con clásicos), las pausas entre conciertos se hacen algo tediosas. Especialmente si no se pincha música de ambiente, como ocurrió. Ni siquiera un leve colchón de música de ascensor. Se hace raro. Y otra pega: 9 euros por un sándwich de salmón, 7’50€ por un vaso de 50 cl de cerveza o tinto de verano, 12€ por el mismo vaso pero de combinado nacional... Por suerte el festival -como casi todos- ha decidido cumplir con el Real Decreto por el cual están obligados a ofrecer agua potable gratuita en diferentes puntos del recinto, y no fuimos pocos los que rellenamos nuestros vasos -de cartón reciclable, muy buen punto- de agua en lugar de las bebidas que habitualmente estaríamos consumiendo.

Tras media hora de espera, fue el turno de Miss Caffeina, la banda liderada por Alberto Jiménez que se encuentra a mitad de recorrido de su gira presentando "El año del tigre" (2022) y en un momento dulce de popularidad, aunque lejos del pico que alcanzaron con "Detroit" (2016). Con un repertorio reducido debido al tiempo asignado para su concierto (apenas una hora), tuvieron que hacer equilibrios entre su álbum más reciente y los cuatro anteriores.


Al poco de empezar hicieron una versión de "Capitán" junto a Dani Fernández, y poco después otra de "Reina" junto a Rozalén. Curioso haber invitado a los artistas previo y posterior a su concierto, aunque el respetable lo celebró. Un sonido algo pobre no dejaba disfrutar de los juegos de guitarra y sintetizador de 'los Sergios' (Sergio Sastre, fundador de la banda, y Sergio Delgado, la nueva incorporación a la alineación en directo), aunque Alberto lo compensó con su entrega a la voz en una de las mejores noches que le recordamos, y no van pocas. El broche con "Oh Long Johnson" y "Mira cómo vuelo" es inapelable y fue uno de los grandes momentos de la segunda jornada del festival.

De nuevo, llegó el silencio durante media hora mientras el escenario se vestía de flores para recibir a Rozalén. La albaceteña, otrora conocida por su tremenda galería de colaboraciones con otros artistas (una broma recurrente decía que "si no tienes un featuring con Rozalén, no eres nadie"), ha construido poco a poco una buena trayectoria propia y disfruta sin duda de su mejor momento de popularidad y crítica. El ascenso de su carrera está impulsado a partes iguales por la calidad de sus álbumes y por su compromiso social y político: no en vano es la única artista de envergadura que se acompaña de una intérprete de signos (Beatriz Romero) en primera línea de escenario, iniciativa que apoyamos sin fisuras desde aquí, pidiendo al resto de bandas que se sumen al carro de la inclusividad.

Tras comenzar con unos cuantos temas de temática lúgubre (especialmente "Justo", reivindicando la memoria histórica de los muertos en la Guerra Civil, y "La Línea2", canción tremendamente comprometida con los que abandonan su tierra en busca de una vida mejor y que critica la deshumanización de nuestras fronteras, usando concertinas, cuchillas y vallas cada vez más altas para evitar la entrada de emigrantes africanos en nuestro país), Rozalén bromeó con el respetable diciendo "Joe, me pongo en vuestro lugar y pienso, ‘menudo bajón, yo pensaba que la Rozalén ésta iba a ser más animada’ y me está metiendo aquí to’ la pena en el cuerpo... ¿Nos ponemos a bailar o qué?".

Un giro de 180º en el concierto dio paso a un repertorio más festivo y lúdico, destacando las geniales “Girasoles”, “Amiga” (una pseudo-ranchera que en estudio canta junto a Mon Laferte y que describió como “la canción más difícil de cantar del repertorio”) y “Agarrarte a la vida”, alegato vitalista sobre la salud mental y para la prevención del suicidio. Siendo nueve músicos en el escenario, el sonido fue en todo momento correcto y claro, con todo sonando en su sitio - algo que ninguna de las otras bandas de la noche pudo decir.

El plato fuerte de la segunda y última noche del Festival Jardin de las Delicias 2022 llegó con el concierto de Izal, la banda madrileña que encara el último mes de su gira de despedida antes de su separación. Con menos de 10 conciertos restantes uno pensaría que la nostalgia les debe estar empujando a dar bolos particularmente emotivos o especiales, pero la realidad es que están asentados en una cómoda velocidad crucero en la que lo mismo da verles en un concierto propio en Granada o Santiago de Compostela que en un festival en casa.

Aunque estén presentando su disco menos popular (Hogar, 2021) y con un apoyo popular algo disminuido en comparación con sus años dorados (2015-2018), no hay duda de que la banda liderada por Mikel Izal sigue siendo un peso pesado de la música de nuestro país y el público del Jardín así lo atestiguó. Con un repertorio muy equilibrado entre sus cinco discos de estudio, Izal entró pisando fuerte con “El pozo”, “Asuntos delicados” y “Copacabana”, tres de sus mayores hits y con los que hasta los camareros de las barras querían bailar.

El sonido fue algo mediocre: desde nuestra zona oíamos poco los teclados y sintes del maestro Iván Mella y menos aún la guitarra del genial e infalible Alberto Pérez, pero mucho la voz de Mikel, el bajo de Emanuel ‘Gato’ y la batería del siempre feliz Alejandro Jordá; por suerte mejoró a partir del quinto o sexto tema. Mikel se empeñó en hablar casi entre todas las canciones, reconociendo que “hoy he venido hablador, la verdad. Creo que me voy a callar y vamos a tocar más, ¿cómo lo veis?”, y eso sacó un poco al público del concierto, especialmente en la zona intermedia en la que temas menos conocidos como “He vuelto”, “Inercia” o “Autoterapia” no consiguieron capturar a la audiencia con el mismo ímpetu que la batería de hits inicial.

Pero claro, hay que bajar un poco la intensidad para luego retomar con canciones monumentales como “Magia y efectos especiales” o “El baile” y que el público se desmelene sin rubor (en parte para intentar combatir el frío que hacía ya a esas horas... dos de la madrugada en un campo abierto en Madrid, poca broma).  Los integrantes de Izal tienen medido al milímetro cada aspecto del show y saben lo que funciona mejor: es por eso que los conciertos de esta gira los están cerrando con una versión extendida de “Pausa” (¿quizá candidata a su mejor canción en el último lustro?), seguida de “Qué bien” (su primer gran hit, con ese recordadísimo videoclip grabado en la Plaza del Trigo de Aranda) y con el broche de oro de "La mujer de verde" (de esas canciones que pasan a ser de dominio colectivo).

Sin sus habituales confetis ni fuegos artificiales Izal se despidió de Madrid hasta los conciertos de los días 28 y 29 de octubre, jornadas donde cerrarán su actual carrera como banda con dos conciertos (ya con todo el papel vendido) en el Wizink Center antes de su parón temporal indefinido.

Agridulce despedida para un festival, el Jardín de las Delicias, que ha sido luminoso, con vocación de ser un 'Pequeño Coachella' para cerrar el ciclo de festis en Madrid. Ahora solo queda que el público se anime a llenar las salas y teatros igual yendo a conciertos igual que ha hecho con los festivales: en serio, hacedlo.


laganzua.net

© copyright 2001-2022

gestión y desarrollo: Amplitude

 

Noticias

Agenda de Conciertos

Festivales de Música

Crónicas de Conciertos

 

Críticas de Discos

Entrevistas

Blog

Reportajes

Foro

 

publicidad y promoción

contacto

mapa web

créditos

protección de datos

 

La Ganzua en Facebook
La Ganzua en Twitter
La Ganzua en Instagram

La Ganzua en Youtube

Volver Arriba

Volver Arriba

laganzua.net © copyright 2001-2022

gestión y desarrollo Amplitude

contacto

publicidad

créditos

mapa web

protección de datos