Esta web usa cookies para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

CRONICA: Neuman - Santiago de Compostela, A Coruña

Neuman, bestial indie rock de presente luminoso


Por: Xabier Sanmartín C. Fotos: Cris Andina

Neuman en Santiago de Compostela, A Coruña, crónica concierto

08 Enero, 2015 | Xabier Sanmartín C. Fotos: Cris Andina

08 Enero de 2015 en sala Capitol, Santiago de Compostela, A Coruña

  • · Grupo: Neuman.
  • · Público: Unas 200 personas.
  • · Precio: 10 euros en venta anticipada, 12 euros en taquilla.
  • · Promotora: Subterfuge Recods.

Neuman están en un momento de forma bestial. Pueden ser quinteto pero en Santiago han tocado como cuarteto con una intensidad y calidad de sonido que ha dejado temblando a la catedral.

Murcia, su tierra, hace años se gastaba el dinero público en galas televisivas llamadas "Murcia qué hermosa eres", hoy quizá ya sepan, que el indie, el pop, el rock, existen y resisten. Cada vez más ciudades promueven festivales como apuesta cultural y turística. Así que tras escucharles en directo... toca gritar: ¡Murcia, qué indie eres! :) También de allí son Second, con quienes el líder de Neuman compartió a mediados de los 90 una banda llamada La Fábrica de la Luz, semilla de este presente luminoso.

 

Neuman llevan en nuestra escena pop rock una decena de años y no lo parece. Todo empezó como proyecto personal de Paco Román, voz y guitarra, pero en los últimos cuatro años han sabido trabajar hasta cuajar como una gran banda.

Llegan. La Capitol, una sala con aforo para 800 personas, se transforma. Esta noche cierra el escenario grande, echa un telón rojo y monta un salón de un palmo de alto donde este grupo de Murcia toca sobre una alfombra setentera, flanqueado por las pantallas del equipo de sonido [Marshall], los cajones para guitarras [Paco lleva 8] y el expectante calor de unas 200 personas situadas en semicírculo.


Hay silencio. Hay expectación. Poca luz. Empiezan suave, tensos, creando una textura ascendente, un sonido nada acomodado. Arrancan sonando cercanos a ese postrock del que hoy tanto traidor huye. Rozan la épica de los Muse cuando aún eran los muy Muse, no una máquina de hacer dinero con vocación de ser los nuevos U2. Radiohead es otra referencia lógica pero estos murcianos ya son lo bastante solventes como para no atarles a ese palo.

Se llaman Neuman y tratan de hacerse un hueco en inglés en días de castellano por todas partes. Al escucharles tocando dos temazos como "You Feel My Heart" y "Turn It", juntos como si fueran un mismo viaje... entiendes por qué llevan meses y meses al alza. Suman grano a grano, llenando igual hace unos días en un acústico en León [Espacio Vías] que poco después en A Coruña [sala Mardigras] y antes el Ochoymedio de Madrid... alternando uno y otro formato, solos, en festivales, o haciendo actuaciones con su amigo Ken Stringfellow [de los Posies].

 

Tocan serios y tomándoselo en serio. Paco barbado, como tres de los cuatro componentes, viste camisa corta, va de negro. Mira hacia abajo. Bromas las justas.

El inicio es casi instrumental pero la voz no voz, llena de rever, ayuda a darle empaque a todo. A los quince minutos, un corto "Buenas noches" deja claro que el cantante no está enfadado.

Fernando Lillo, el único Neuman que se afeita, alterna teclados, guitarra y alguna percusión, desde una esquina cercana a David Manzullo, un seguro imperturbable al bajo, y a Alex Dumdaca a la batería al tiempo que añade buenos coros con Lillo. Tres más un líder en perfecta sintonía para hacer trizas el espacio y el tiempo con un repertorio basado en su último disco largo, If [Subterfuge, 2014] y el álbum previo Bye Fear / Hi Love [Subterfuge, 2013].

 

Neuman en Santiago de Compostela, A Coruña, crónica concierto

Foto: Paco Román, vocalista y fundador de Neuman.

Llueven menos aplausos de los que merecen. No estamos en una fiesta de confeti y algo del invierno aún late en los bolsillos tras cruzar las puertas de la sala. Neuman tocan sin mucha tregua, bajo un par de focos que vienen del techo, alto, lejos, como lejos viajan los riffs de la Telecaster de Paco. No todo es noise. La guitarra acústica pone otro color y calor al tocar "Ingrid", canción hermosa en un sentido casi folkie. El piano se une a ese tramo más sereno al aparecer con peso y paso en "Crab kiss", dándole brillo a esta otra cara de un grupo cuyo vocalista colgaba pósters de Queen en sus días de adolescente.

 

El sonido es inmaculado. Suenan alto, claro, empastados, con química y un patrón vocal que más que cantar marca el latido de toda la banda. Manejan mucho los crescendos pero con un mapa que saben romper a tiempo según les pida el alma. Brillan igual cuando corren desfasados que al cambiar el paso a tempos medios como "Hell", una temazo lleno de clase donde los punteos cristalinos parecen flotar como gotas dormidas en el aire. Es un gustazo escucharles. Demuestran lo mucho que ha crecido nuestra escena aunque nos falte orgullo para asimilarlo. Cumplida una hora se despiden con esa atípica fuga que supone verles salir del escenario a la altura de quienes lo rondamos. Caen dos o tres minutos, se pide, se bebe, se sonríe y, lo más importante, se hacen menos selfies posando más miradas en instrumentos que están a punto de despertar de nuevo.


Sale Paco para hacer en solitario "If", un momento a guitarra acústica que parece mejorable porque tiene una voz no voz que ahí languidece. El quiebro tiene su virtud, la del contrapunto para que la banda entera reabra la caja de los truenos. Añaden unos 40 minutos extra, donde suena la palpitante, "Batlle starhip" con ese aire repetitivo que parece que cansa y no lo hace.

En ese o en no sé qué otro tema del final, el frontman tiene problemas con un cable y mientras tres de los cuatro Neuman dan vueltas en círculo compartiendo el mismo fraseo rítmico, Pepe, el técnico de sonido de la banda, reparte toques mágicos entre cajas que solucionan todo. Así lo indica Paco, absorto ante el imprevisto mirando el mar de pedaleras a sus pies antes de reiniciar y marcarse un givemefive con Pepe, complicidad que explica por qué suenan TAN TAN BIEN aunque hay que indicar que el último tema del set extra acabó algo farragoso, sin impactar tanto como el penúltimo [que hubiera sido mejor final] pese a compartir fuerza y desbarre sónico en un sprint sin límite de velocidad ni otro freno a la intensidad que el límite físico de quienes ya no podían tocar más y más rápido, ni más y más intensamente durante ese cierre convertido en banda sonora de una huida.


Como es lógico y celebrado, el bis incluye "Tell You", su gran hit si no fuera porque aun no tienen la, insisto, MERECIDA repercusión que su directo pide a gritos. Ese corte, contenido, es la cara más amable, casi pegadiza, del repertorio de Neuman la que algún día quienes gobiernan Murcia, Madrid, TVE... deberían elegir como composición para ir al festival de Eurovisión, ¿por qué no? Ayudaría a probar que aparte de copla, triunfitos y Chikilicuatres, este país de paises también ofrece música con sangre del nuevo siglo...

 

Al acabar el concierto, Paco Neuman sale raudo para ponerse a vender al final de la sala el vinilo de Trapped / Summer Love, nuevo single de este grupazo al tiempo intenso y elegante cuya página web lleva meses en construcción, algo que no deberían permitirse ahora que están creciendo.

 

 

Neuman en Santiago de Compostela, A Coruña, crónica concierto

Foto: Román y el resto del cuarteto actuando en la Capitol de Santiago.

laganzua.net

© copyright 2001-2019

gestión y desarrollo: Amplitude

 

Noticias

Agenda de Conciertos

Festivales de Música

Crónicas de Conciertos

 

Críticas de Discos

Entrevistas

Blog

Reportajes

Foro

 

publicidad y promoción

contacto

mapa web

créditos

protección de datos

 

La Ganzua en Facebook
La Ganzua en Twitter
La Ganzua en Google +

La Ganzua en Youtube La Ganzua en Tuenti

laganzua.net © copyright 2001-2019

gestión y desarrollo Amplitude

contacto

publicidad

creditos

mapa web

protección de datos