Esta web usa cookies para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

CRONICA: Festival Mad Cool: Pearl Jam, Arctic Monkeys, Depeche Mode - Madrid

Mad Cool: Arctic Monkeys, Depeche Mode y Pearl Jam arrasan en un festival más Mad que Cool


Por: Texto y Fotos: Sergio Santos Sánchez

El festival Mad Cool, organizado en Madrid, se ha convertido en su tercera edición en uno de los mayores festivales de España, con 80.000 asistentes por día, 240.000 asistentes en total. Y La Ganzúa ha estado allí para contar el colapso en los accesos en la primera jornada y los maravillosos conciertos de Pearl Jam, Arctic Monkeys y Depeche Mode.

13 Julio, 2018 | Texto y Fotos: Sergio Santos Sánchez

13 Julio de 2018 en Valdebebas, Madrid

  •  Grupos repartidos entre 13, 14 y 15 de julio: EVSN, Kasabian, Pearl Jam, Snow Patrol, Leon Bridges, Marmozets, Arctic Monkeys, Franz Ferdinand, LA M.O.D.A, Rag'n Bone Man, Kaleo, Deaf Havana, Rufus T. Firefly, Depeche Mode, Nine Inch Nails...
  •  Recinto: Valdebebas - Ifema.
  •  Público: Unas de 240.000 personas según la organización.
  •  Precio: 95 euros entrada de día, 160 el abono en venta anticipada.
  •  Promotor: Mad Cool.

depechemode-madcool

Foto: Depeche Mode durante su concierto en el Mad Cool Madrid

 
El festival Mad Cool, organizado en Madrid, se ha convertido en su tercera edición no solo en el festival más grande en cuanto asistencia de toda España si no también en un referente internacional; 80.000 asistentes por día, 240.000 asistentes en total... impacto que empezó con sabor amargo con el colapso en los acceso durante el primer día.

Sus cifras de adistencia estaban hasta ahora reservadas solo para festivales anglosajones como Reading, Glastonbury o Coachella. Y por supuesto La Ganzúa ha estado allí para contarlo.

El festival comenzó con muy mal pie, con unas colas kilométricas (literalmente) para acceder al recinto, para acceder al parking, para acceder a las barras, para ser atendido en las casetas de incidencias, colas para todo. Miles de personas retenidas en esperas infinitas, en la mayoría de las ocasiones bajo el asfixiante sol de julio y más de 35ºC… 

Una experiencia realmente frustrante que en nuestro caso hizo que, a pesar de llegar al recinto cuando aún no habían comenzado las actuaciones, nos perdiéramos los conciertos de Toundra, de Eels, de Fleet Foxes, de Fidlar y de Leon Bridges casi en su totalidad. De Leon pudimos escuchar las dos últimas canciones, incluyendo un cierre algo descafeinado con su hit “River” tocado casi a capella. Este cantante está entre lo mejor del soul y el rhythm and blues norteamericano, y desde La Ganzúa os recomendamos encarecidamente que peguéis una escucha con los oídos bien abiertos a sus dos discos [Coming Home, de 2015; y Good Thing, de 2018].

depechemode-madcool1

Foto: Depeche Mode con uno de sus cuidados montajes audiovisuales

De ahí marchamos a ver a Tame Impala, aunque la aglomeración era tan acusada que no pudimos ni acercarnos al escenario donde tocaban, así que en su lugar fuimos a intentar coger un buen sitio para ver a Pearl Jam, la gran atracción del jueves y sin duda el gran bombazo con el que Mad Cool reventó los titulares de las revistas musicales allá por diciembre.

La banda de Seattle es infalible en directo y para su primera actuación en Madrid desde 2007 prepararon un setlist totalmente plagado de hits como "Alive", "Rearviewmirror", "Given To Fly", "Better Man", "Black", "Even Flow "y así hasta 24 aplastantes temazos que hicieron olvidar a la audiencia las dificultades y penurias sufridas en las horas anteriores. Eddie Vedder con sus divertidos discursos traducidos al español (“Me han dicho que en Madrid hay mucha gente loca y yo adoro a la gente loca! Brindo por vosotros!”) ayudaron a hacer del concierto una experiencia redonda que muchos recordaremos durante muchos años.

kaleo-madcool

Foto: Kaleo, una de las gratas sorpresas del festival Mad Cool Madrid

Kasabian tuvieron el difícil papel de continuar con la fiesta, y aunque pusieron toda la carne en el asador por su parte, ya no tienen la pegada que les hizo una de las mayores bandas en vivo del continente allá por 2006-2009. Las idas y venidas de algunos miembros y la falta de coherencia entre el material más moderno con los hits que hacen que sus shows sean algo irregulares, aunque temazos como Underdog o Club Foot (bien situados como 2ª y 3ª canciones del repertorio) siguen levantando pasiones entre las multitudes festivaleras.

La segunda jornada comenzó de manera muy agradable comprobando que las colas y apreturas del día anterior habían desaparecido como por arte de magia. Un acceso suave y rápido nos dejó ver casi completo el concierto de Marmozets, banda británica de hard rock con tintes de math rock a la que vimos por casualidad teloneando a Muse en Belfast (concierto que cubrimos en exclusiva desde La Ganzúa). La cantante Rebecca Macintyre es una auténtica fuerza de la naturaleza y a las 20:30 de la tarde de un caluroso viernes su energía brotaba de cada poro de su cuerpo, con una voz potente y una actitud en el escenario que ya la querrían para sí muchas de las bandas que tocaron en el festival en escenarios y horarios más “importantes”.

jackwhite-madcool

Foto: Jack White centrando el plano de las dos grandes pantallas del escenario mayor

Cambiamos de registro totalmente con el soft rock de Snow Patrol, banda norirlandesa que lleva más de 20 años pateándose escenarios de todo el mundo sin terminar de despuntar (aunque estuvieron cerca con su hit Chasing Cars, de 2006) y que acaban de volver tras cinco años de absoluta desaparición. El público agradeció la buena ración de hits (incluyendo la imperdible "Chocolate" para abrir el concierto, y las muy celebradas "Run", "Open Your Eyes" y "Crack The Shutters") aunque la banda pareció disfrutar más aún tocando las tres canciones recientes que estrenaron ("Heal Me", "Empress" y "Don’t Give In").

El escenario principal se despobló rápidamente con decenas de miles de fieles peregrinando hacia el segundo stage, donde Jack White empezó a descargar su poderío de garage rock y blues vitaminado – aunque nos consta que durante una buena porción del concierto el público estaba descolocado y simplemente contando los minutos hasta el gran hit: Seven Nation Army, que retumbó por todo el recinto y hasta se tarareó en los escenarios aledaños.

leonbridges-madcool

Foto: Leon Bridges con su repertorio de soul y R&B en el Mad Cool

El que suscribe la crónica no es muy devoto de Jack White (aun reconociendo su impresionante habilidad guitarrístico y de composición de hits) y nos fuimos poco a poco para coger un buen sitio para el plato fuerte de la noche: Arctic Monkeys.

La banda de Sheffield también acaba de regresar tras cuatro años de silencio, y en su caso han vuelto con un álbum desconcertante que ha pillado a su inmensa legión de fans con el pie cambiado. Salvo dos o tres canciones, el resto del disco tiene un estilo muy relajado, con una instrumentación cuidada pero sobria y un sonido setentero que se califica entre “ida de olla”, “paja mental”, “soporífero” o “música de ascensores” dependiendo de a quién se pregunte.

Aunque la banda suena perfectamente engrasada (y de hecho han añadido tres miembros nuevos en directo, para ayudar con teclados, percusiones y guitarras adicionales), el material moderno no empasta bien con las antiguas y espídicas creaciones de Los Monos, que adolecen de cierta auto complacencia. Aún así, el concierto (retransmitido por cierto por RTVE – La 2 en un movimiento muy aplaudido) se acabó convirtiendo en una fiesta gracias a éxitos como Teddy Picker, From The Ritz To The Rubble (rescatada tras casi 9 años de ausencia), …"Dancefloor", "Brianstorm" y la hipnótica "Do I Wanna Know".

lamoda-madcool

Foto: La MODA con su enérgico directo folk rock en el Mad Cool

Tras los Arctic Monkeys, tiempo de Franz Ferdinand en el segundo escenario, que dieron uno de los conciertos más celebrados del festival. Incluso teniendo que recortar algunas canciones de su repertorio para no solaparse con el concierto de Massive Attack (que finalmente acabaron cancelándolo, para escarnio y mofa en las redes sociales), los de Glasgow dieron el 120% desde la primera canción incluyendo una crítica en directo a la organización del festival, al que recriminaron que por ganar un “extra dollar” hubieran metido a 80.000 personas en un recinto que, en su opinión (compartida por todas las personas con las que nos encontramos, y por nosotros mismos) no está preparado para semejante volumen humano. En el apartado musical, Alex Kapranos y sus colegas están curtidos en el circuito festivalero y saben lo que pide la gente: hits y más hits. Y ellos los dieron. Incluir 5 canciones de su álbum debut homónimo (2005) y terminar con Take Me Out y This Fire es sinónimo de saber dónde atacar. Éxito absoluto el de Franz Ferdinand.

marmozets-madcool

Foto: Marmozets fueron otra de las revelaciones de la cita madrileña de tres días

Y nos fuimos a terminar la noche con nuestros amigos de La Maravillosa Orquesta del Alcohol, a los que hemos visto muchas veces en directo pero siempre con el arrope de su público, de su gente. Tocar en Mad Cool a las 3 de la mañana es jugar en terreno desconocido, y los burgaleses lo hicieron muy bien, entregando un concierto de 21 temazos que también retransmitió La 2 en los días siguientes al festival (no en directo). Juntando el mayor aforo de una banda española en todo el festival, la opinión unánime al terminar era que La MODA es ya una de las bandas consolidadas más importantes del panorama nacional.

nineinchnails-madcool

Foto: Nine Inch Nails al fondo ante mile sy mile sde personas

Y la última jornada comenzó con la misma suavidad y buen rollo en los accesos que la segunda. Con el festival ya tocando a su fin, con las piernas pesadas y las gargantas ya doloridas, Rag ‘n Bone Man en el escenario principal nos decepcionó un poco; era uno de los artistas a los que más nos apetecía ver, y el concierto fue algo plano y sin brillo.

 Bien es cierto que las 19:30 no es la hora ideal para un soul bluesero con tintes de hip hop como el suyo, pero la actitud del inglés tampoco lo era. Todo encajó cuando al despedirse pidió disculpas por su actuación “bajo mínimos” explicando que llevaba varios días enfermo y habían incluso barajado la opción de cancelar el show. Se le perdona, ¡aunque nos quedamos con la espinita!

Del escenario principal fuimos casi corriendo al tercero para no perdernos ni un minuto de la actuación de Kaleo, en la que teníamos también altas expectativas. En su caso, los islandeses cogieron esas expectativas, las hicieron añicos y nos volaron la cabeza con uno de los conciertos estelares del festival. Con su folk bluesero con tintes añejos y sonando hasta a Led Zeppelin por momentos, nos consta que incluso se acercó a verlos gente de otros escenarios, dejando sus conciertos a medias. Un bolo potentísimo y que ya contamos los días para poder repetir, esperemos que en un concierto propio.

pearljam-madcool

Foto: Pearl Jam con Eddi Veder al frente en su concierto en el Mad Cool

Para seguir con la fiesta, nos saltamos uno de los platos fuertes de la noche (Queens Of The Stone Age, escenario principal) y optamos por una ruta un poco más underground: Deaf Havana, banda inglesa de rock alternativo muy potente, en el escenario Thunderbitch que dio un concierto intensísimo y declaran su absoluta sorpresa porque allí estuviéramos más allá de los amigos y familiares que se habían traído desde Londres.

E inmediatamente después vemos a Rufus T. Firefly en el adyacente escenario. La banda de Aranjuez está disfrutando de su momento más dulce tras muchos años de rodadura por salas pequeñas y sin gran repercusión mediática, y ellos mismos reconocieron que el concierto en el Mad Cool lo van a recordar toda su vida, no sólo por lo musicalmente intenso que fue, si no porque unas 2.000 personas escogiéramos verlos a ellos en lugar de a una de las bandas más importantes el mundo y reventáramos la pequeña carpa en la que tocaban.

Un momento para la historia de esta banda que abraza la psicodelia y la autogestión a partes iguales, y a la que recomendamos a boca llena desde La Ganzúa.

Nuestra particular ruta por Mad Cool terminó con otro de los platos fuertes del cartel, y una banda a la que le teníamos muchas, muchas ganas: Depeche Mode. Los padres del rock electrónico llevan casi 40 años atronando por todo el mundo pero nunca habíamos tenido la oportunidad de verlos en directo, y colmaron cada una de las (muy altas) expectativas que teníamos en ellos. Un concierto impecable y potentísimo a nivel sonoro, que congregó a la segunda mayor audiencia del festival tras Pearl Jam, y que terminó con una traca final que merece una reverencia y un minuto de reflexión: "Personal Jesus", "Walking In My Shoes", "Enjoy The Silence" y "Just Can’t Get Enough". Imposible de superar.

Finalmente cerramos el festival con una visita a la noria, y nos asombró ver el gentío que Trent Reznor y sus Nine Inch Nails consiguieron congregar a las 2 de la mañana de un sábado, después de tres días de calor y esfuerzo. Impresionante poder de convocatoria e imponente despliegue de watios para rematar un festival grandilocuente que tendrá mucho que mejorar para ser realmente brillante y agradable para todos los asistentes.

rufustfirefly-madcool

Foto: Rufus T. Firefly dieron un buen concierto en el Mad Cool 2018

 

A pesar de los problemas logísticos a varios niveles, también hay que reconocer que a nivel puramente operacional el festival cumplió con creces, con todos los artistas (salvo Massive Attack) cumpliendo escrupulosamente los horarios establecidos y sin ningún retraso reseñable en los comienzos de los conciertos durante los tres días – solo Pearl Jam se retrasaron unos 15 minutos, nada que no entre dentro de lo aceptable.

También es reseñable el buen trabajo de la seguridad y del personal del recinto, tanto el propio de Mad Cool como el subcontratado en barras, stands, etc. que a pesar de la que estaba cayendo no perdieron la sonrisa y las ganas de hacer un buen trabajo. En el otro lado hay que criticar la poca información que se dio a la prensa (por ejemplo, no nos informaron de que con el pase Press teníamos acceso a las zonas VIP de los conciertos principales, algo que habría sido tremendamente útil para hacer nuestro trabajo sin agobios y malos rollos; y tampoco nos informaron de qué directrices en cuanto a fotografía exigía cada artista).

En resumen, una experiencia imperdible, con muy brillantes luces pero con innegables sombras. El festival tiene que replantearse su estrategia de ser los más grandes, y optar por una planificación más relajada que permita a los asistentes disfrutar de más conciertos con menos agobios. La cifra de 240.000 asistentes es sin duda un hito y no hay que restarle mérito, pero también es necesario poner en una balanza factores más allá del dinero, las cifras y el prestigio. Ojalá la organización haga caso a muchos los medios que, como LA GANZUA, hemos reclamado un cambio de paradigma y de enfoque. Si lo hacen, es posible que entonces sí estemos ante el festival más importante del país.

publico-madcool.

Foto: Público del festival Mad Cool 2018 visto desde la noria

 

laganzua.net

© copyright 2001-2018

gestión y desarrollo: Amplitude

 

Noticias

Agenda de Conciertos

Festivales de Música

Crónicas de Conciertos

 

Críticas de Discos

Entrevistas

Blog

Reportajes

Foro

 

publicidad y promoción

contacto

mapa web

créditos

protección de datos

 

La Ganzua en Facebook
La Ganzua en Twitter
La Ganzua en Google +

La Ganzua en Youtube La Ganzua en Tuenti

laganzua.net © copyright 2001-2018

gestión y desarrollo Amplitude

contacto

publicidad

creditos

mapa web

protección de datos