Esta web usa cookies para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

CRONICA: Dom La Nena - Bilbao

Dom La Nena, la voz sin prisa de una mujer orquesta


Por: Texto: Sandra Cortés / Foto: C'est Culte: Sébastien Ciron

Dom La Nena arranca puntual su concierto en Bilbao. Sale tímida al escenario. En el escenario descubrimos al centro un violonchelo, al lado unos timbales, un órgano pequeño, un micro, un ukelele y una guitarra eléctrica. Nos hace pensar que habrá banda y... la hay, a su especial manera. Esta cantautora brasileña gira por medio mundo y toca todos los instrumentos para ofrecer voz y música serena.

24 Noviembre, 2019 | Texto: Sandra Cortés / Foto: C'est Culte: Sébastien Ciron

24 Noviembre de 2019 en sala BBK, Bilbao

  • · Grupo: Dom La Nena.
  • · Público: Unas 250 personas. Medio aforo.
  • · Precio: 12 euros en venta anticipada.
  • · Promotor: Producciones Serrano / Ciclo Musiketan.

Esta cantante de Brasil tiene solo 30 años y ya suma piropos pero ante ella hoy... a ratos echamos de menos la contribución de una banda pues Dominique Pinto, es decir, Dom La Nena, gira sola y ofrece un repertorio con un leve exceso de sonidos pregrabados. En Bilbao, aborda parte de una corta pero intensa carrera que entre 2013 y 2015 sacó tres LPS: Ela, Birds on a Wire (proyecto con Rosemary Standley) y Soyo), y entre 2013 y 2017 varios EPs, caso de Ela Por Eles: Remixes.

Este tipo de conciertos íntimos tienen su encanto. Nos dedicamos a disfrutar en una cita que forma parte del ciclo Musiketan, donde ella arranca con cortes como "Buenos Aires", que dedica a los argentinos presentes. Nos hace acompañarla a capela. Afina el chelo, ahí sobre la marcha, demostrando que es muy de andar por casa, pienso, quizá por talento para improvisar o cambiar el paso si hace falta.

Llega luego "Sambinha", y Dom la Nena, pregunta cuál sería el baile parecido aquí, "en Galicia (sic)", dice, y claro... nos brota la risa. Comenta que en Girona, le dijeron la sardana y nuestra vecina de la derecha suelta un... "¡pues es aburrida a morir!", respuesta que arranca varias carcajadas. La gente no se suelta a bailar, eso sí, Dominique propone un concurso de baile y quien lo gane se lleva un disco. Dos personas se arrancan al fondo: en Euskadi nos da cierta verguenza danzar.

Al cantar el siguiente tema, la vocalista de Porto Alegre insiste, así que le digo a mi acompañante que vamos a ayudar un poco y al menos a ponermos en pie y movernos a ritmo cálido. Suena "Juste une Chanson" y finalmente Dom regala el disco a dos peques que hay en la sala, que se acercan a recogerlo.

Antes de empezar con "La nena soy yo", mis vecinas de la izquierda se levantan y se alejan, quizá por si les proponen bailar... Volvamos a la esencia de la música. Coreamos esa canción antes de que suene la hermosa serenidad de "Felicidade", composición original de Lupicinio Rodrigues que ella incluyó en su EP de 2016, Cantando (al lado de revisiones de temas de Beirut, Violeta Parra y Jacques Brel).

Después, Dominique se va a la guitarra eléctrica, la toca como una chelista. Es cierto, parece que jamás sería capaz de quemar esas cuerdas. Mujer tranquila que parece no haber roto un plato en su vida... a mitad del concierto, vuelve al centro de su zona multiorquesta, al chelo sin arco, timbales....y nos deleita con la emotiva "Golondrina".

Llegado a este punto de la actuación, la cantautora brasileira solicita aplausos a los técnicos y a la sala BBK, les felicita por su trabajo. Nos dice que encaramos la última canción. Antes, ya ha dado buen repaso a su repertorio, cambiando de idioma con frecuencia, polivalencia meritoria que ilustra su formación musical en ciudades como Buenos Aires y Paris.

Dom la nena lleva ya una hora de concierto y suma 15 minutos más. Los chiquillos de antes se acercan de nuevo al escenario y le piden una canción. No acierto a escuchar el título... ella mira los instrumentos y se disculpa: con los que ha traído no puede tocarla y confiesa que le rompen el corazón.

Añade dos bises al ukelele, uno el esperado "Voçe", acompañada de palma y chasquidos a dos dedos por parte del público, apoyo solicitado por ella mientras canta sentada al borde del escenario en parte de este tiempo extra que concluye retomando "La nena soy yo", canción que coreamos hasta el fade out final de despedida de concierto.

Ojalá tengamos ocasión de escuchar a Dom la Nena de nuevo en Bilbao pero arropada por una banda, me intriga saber lo que podría dar de sí el sol de su voz sin prisa.

ARTÍCULOS RELACIONADOS CON Dom La Nena

laganzua.net

© copyright 2001-2019

gestión y desarrollo: Amplitude

 

Noticias

Agenda de Conciertos

Festivales de Música

Crónicas de Conciertos

 

Críticas de Discos

Entrevistas

Blog

Reportajes

Foro

 

publicidad y promoción

contacto

mapa web

créditos

protección de datos

 

La Ganzua en Facebook
La Ganzua en Twitter
La Ganzua en Google +

La Ganzua en Youtube La Ganzua en Tuenti

laganzua.net © copyright 2001-2019

gestión y desarrollo Amplitude

contacto

publicidad

creditos

mapa web

protección de datos